Infierno

 
Si desea una copia electrónica, descarge el archivo en formato PDF que se encuentra abajo
 
 
INTRODUCCIÓN
 
Hay una creencia acerca de que el infierno es un lugar ardiente con fuego y azufre, en donde los pecadores son torturados después que han muerto.
 
Las personas que enseñan esto, aseguran que los pecadores sufren muchísimo durante toda la eternidad.
 
¿Es esto cierto? ¿Castigará Dios al pecador eternamente?
 
Con este estudio bíblico, analizaremos qué es el infierno bíblico.
 
CUERPO
 
El Antiguo Testamento fue originalmente escrito en idioma hebreo y el Nuevo en griego.
 
La palabra “infierno” se originó en el latín “inférnum” o “inferus”, que significa inferior o subterráneo.
 
Si analizamos adecuadamente, infierno se refiere específicamente a alguien que es puesto en un lugar inferior o subterráneo, es decir, alguien que es sepultado.
Hay tres palabras principales en la Biblia que han sido traducidas como “infierno”. En el Antiguo Testamento es la palabra hebrea “Sheol”. En el Nuevo Testamento son las palabras griegas “Hades” y “Gehena”.
 
La palabra Sheol era usada comúnmente para indicar la morada de los muertos bajo la tierra. Los escritores del Antiguo Testamento registraron el hecho de que los seres humanos al morir fueron enterrados en el Sheol. En pocas palabras, Sheol significa “sepultura”.
 
Los escritores del Nuevo Testamento enseñaron que los muertos son enterrados en el Hades. Esto quiere decir que Hades también significa “sepultura”
 
La palabra hebrea “Sheol” y la griega “Hades” tienen el mismo significado. Ambas significan “sepultura”.
 
La palabra Sheol aparece 65 veces en el Antiguo Testamento. De las 65 veces, en muchas ocasiones fue traducida como sepulcro o sepultura, lo cual muestra su verdadero significado. Pero otras 31 veces fue traducida como “infierno”.
 
En el Nuevo Testamento, la palabra Hades aparece 11 veces. De éstas, sólo una vez fue traducida como sepulcro y las otras como infierno.
¿Por qué esta confusión? Porque en los idiomas originales está muy claro, pero el problema se dio cuando la Biblia fue traducida a otros idiomas. En los escritos originales no está hablando del infierno de fuego que muchos enseñan, sino de la sepultura.
 
Pero aunque sea un asunto de traducción, infierno significa inferior o subterráneo, porque las personas eran enterradas bajo la tierra.
 
La tercera palabra traducida como “infierno” es la palabra griega “gehena”. ¿Qué era la gehena?
 
Fuera de los muros de Jerusalén en los tiempos en que Jesús estuvo en la tierra, había un basurero llamado “El Valle de Hinnom” o “Gehena”. La basura y los animales muertos eran lanzados en este Valle para que fuesen consumidos por el fuego. Ahí había tanta basura y tantos cadáveres, que siempre había fuego y siempre había gusanos. En la Gehena, también eran tirados los criminales que eran crucificados.
 
La palabra Gehena aparece 12 veces en el Nuevo Testamento. Jesús usó el fuego de la Gehena como una ilustración de la destrucción final de los impíos. El fuego de la Gehena representa al lago de fuego.
 
Apocalipsis 20:14-15
14 Y la Muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda, el lago de fuego.
15 Y el que no fue hallado inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.
La Biblia dice que la muerte y el hades serán echados al lago de fuego. Esto significa que ya no habrá más muerte y ninguna persona será puesta en tumbas. Pero también dice que todos aquellos impíos que no están escritos en el libro de la vida serán lanzados al lago de fuego.
 
En el verso 14 claramente dice que es la muerte segunda, por lo que todos los que están lejos de Dios serán exterminados.
Veamos que dice la Biblia que ocurrirá con los impíos.
 
Salmo 37:9
Porque los malhechores serán destruidos, pero los que esperan en Jehovah heredarán la tierra.
 
A los malhechores sólo les espera destrucción, aniquilación total.
 
Salmo 37:20
Pero los impíos perecerán, y los enemigos de Jehovah serán consumidos como el sebo de los carneros; se disiparán como el humo.
 
Los impíos perecerán hasta ser consumidos. De ellos sólo quedará el humo.
 
Salmo 92:7
que los impíos brotan como la hierba, y que todos los que hacen iniquidad florecen para ser destruidos para siempre.
 
Los impíos serán destruidos para siempre.
 
Isaías 1:28
Pero los rebeldes y los pecadores serán quebrantados a una; los que abandonan a Jehovah serán consumidos.
 
Todos los rebeldes y los pecadores serán consumidos juntos en el lago de fuego.
 
Malaquías 4:1
Porque he aquí viene el día ardiente como un horno, y todos los arrogantes y todos los que hacen maldad serán como paja. Aquel día que vendrá los quemará y no les dejará ni raíz ni rama, ha dicho Jehovah de los Ejércitos.
 
Todos los que hacen maldades serán consumidos por el fuego como se consume la paja. De ellos no quedará nada.
 
Malaquías 4:3
Pisotearéis a los impíos, los cuales, el día que yo preparo, serán como ceniza bajo las plantas de vuestros pies," ha dicho Jehovah de los Ejércitos.
 
Lo que quedará de los impíos será la ceniza que nuestros pies pisotearán.
 
CONCLUSIÓN
 
Los impíos serán destruidos en el lago de fuego. Ellos serán consumidos por el fuego. Nadie puede extinguir el fuego para escapar de su destrucción. La verdad bíblica es que las personas que hacen el mal serán destruidos.
 
¿Qué pasará con el Diablo?
 
Apocalipsis 20:10
Y el diablo que los engañaba, fué lanzado en el lago de fuego y azufre, donde está la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche para siempre jamás. RV1909.
Algunos toman esta parte de la Biblia para afirmar que el tormento será todos los días por siempre y para siempre.
 
Para comprender mejor veamos Apocalipsis 21:8
Pero, para los cobardes e incrédulos, para los abominables y homicidas, para los fornicarios y hechiceros, para los idólatras y todos los mentirosos, su herencia será el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.
 
Aquí claramente dice que el lago de fuego será la segunda muerte. Es la segunda muerte porque todos los que serán lanzados ahí ya murieron y volvieron a vivir para ser condenados a morir devorados por el fuego de ese lago.
 
En lo que respecta al Diablo y sus ángeles, ellos serán atormentados para siempre jamás, hasta que sean consumidos.
 
La doctrina del tormento eterno no concuerda con la descripción Dios de amor que nos muestran las Escrituras. El sufrimiento eterno no tiene fundamento en la Biblia.
 
¿En qué lugar quiere estar usted? ¿Con Cristo para vivir eternalmente? O, ¿con el Diablo para morir con él en el lago de fuego?
 
Si quiere estar con Cristo, crea en Él y sea obediente a los mandamientos de Dios.
 
 
Ċ
Oscar Mata,
3 jun. 2012 17:07
Comments