AARÓN

Si desea una copia electrónica, descarge el archivo en formato PDF que se encuentra abajo
 
 

      Aarón fue el hijo mayor de Amram, de la tribu israelita de Leví. Su nombre significa “Portador de Luz”. Nació en la esclavitud de Egipto tres años antes de su hermano Moisés, aproximadamente en el año 1559 adC. Se casó con Elisabet, hija de Aminadab de la tribu de Judá, con la que tuvo cuatro hijos: Nadab, Abihú, Eleazar e Itamar.

 

     Cuando llegó el momento de la liberación de Israel de Egipto, él fue enviado por Dios para recibir a Moisés, para cooperar con él, porque Dios lo constituyó en la “boca” o “profeta” de su hermano, es decir, para hablar por él. Cuando Israel luchó contra los amalecitas, Moisés fue asistido por Aarón, hasta que alcanzaron la victoria.

 

     Después, cuando acamparon ante el monte Sinaí, Moisés subió al monte para recibir las tablas de la ley. Mientras que Moisés permaneció en la montaña con Dios, Aarón estaba con el pueblo. Pero el pueblo consideró que Moisés tardaba en descender del monte, por lo que ellos pidieron a Aarón hiciera dioses, por lo que él, presa de su inestabilidad de carácter, fabricó un becerro de oro y lo presentó para hacer “fiesta a Jehovah”. Al descender Moisés al campamento, cuando vio lo que ocurría, destruyó el becerro y reprendió severamente a Aarón porque él había permitido el desenfreno, de modo que llegaron a ser una vergüenza entre sus enemigos. Pero Moisés intercedió por Aarón ante Dios para que perdonara su pecado.

 

     En el monte, Moisés recibió instrucciones con relación al sistema de culto, para lo cual Aarón y sus hijos fueron consagrados para los oficios sacerdotales. Cuando Israel estaba asentado en Hazerot, Aarón se unió con su hermana María para murmurar en contra de Moisés, a causa de la mujer etíope con la cual él se había casado, diciendo que Dios no solamente hablaba a través de Moisés, sino también a través de ellos. Pero Dios reivindicó a su siervo Moisés, y castigó a María con lepra, ante lo cual Aarón reconoció su pecado y el de su hermana, por lo que Moisés intercedió por ellos, siendo perdonados y María fue sanada.

 

     Aarón estuvo implicado en el pecado de su hermano Moisés cuando el pueblo se juntó contra ellos porque no había agua, ante lo cual Dios mandó qué hacer, pero al momento de golpear la piedra para que de ella emanara agua, no santificaron a Dios ante los israelitas, lo cual fue contado como rebeldía, por lo que Dios les dijo que no entrarían con la congregación a la Tierra Prometida. De esa cuenta, cuando las tribus llegaron al monte Hor, en los confines de la tierra de Edom, Moisés, Aarón y Eleazar subieron a la cima de la montaña, a la vista de todo el pueblo. Allí se despojó Aarón de sus vestiduras sacerdotales, y las pusieron a Eleazar. Después de esto, murió Aarón a la edad de 123 años, el uno de Av, quinto mes bíblico, aproximadamente en el año 1436 adC (“El sacerdote Aarón subió al monte Hor, conforme al mandato de Jehovah, y allí murió a los 40 años de la salida de los hijos de Israel de la tierra de Egipto, el primero del mes quinto. Aarón tenía 123 años cuando murió en el monte Hor.Números 33:38-39)

 

     Han transcurrido más de 3400 años desde la muerte de Aarón. Es importante que consideremos los aciertos y desaciertos más relevantes de Aarón, para luego imitar lo bueno y desechar lo malo.

 

     Analizando lo anterior, encontramos 3 pecados de Aarón:

 

1.      Fabricar un becerro de oro, con lo que fomentó la idolatría del pueblo.

2.      Murmurar contra Moisés, el elegido de Dios.

3.      Rebeldía contra Dios al no santificarle ante el pueblo.

 

     También podemos destacar 3 fortalezas:

 

1.      Obedeció la voz de Dios para transmitir a Faraón lo que el Señor mandaba a Moisés.

2.      Asistió a Moisés en la lucha contra los amalecitas.

3.      Se arrepintió y pidió perdón por pecar al murmurar contra el elegido de Dios.

 

     De los errores es importante que consideremos:

 

1.      Bajo ninguna circunstancia, debemos fomentar o practicar la idolatría, aun así se crea que es en honor a Dios, porque también Aarón proclamó “fiesta a Jehovah” con el becerro de oro, aunque realmente era una celebración que ofendió al Todopoderoso. En nuestros tiempos se han tomado festividades de origen pagano para celebrar festivales en honor a Jesucristo. Esta no es una crítica acusatoria, sino una reflexión para que busquemos agradar a Dios. Pero la idolatría también se encuentra en todo aquello que sustituya a Dios en alguna medida. En nuestros tiempos, cada uno se ha encargado de fabricar sus propios dioses.

2.      La murmuración o afrenta en contra de lo ordenado por Dios, es un pecado que debemos evitar. Tampoco debe haber murmuración en contra del prójimo.

3.      En todo cuanto hagamos, debemos glorificar a Dios, porque a Él se debe nuestra existencia.

 

      Pero de las fortalezas podemos aprender:

 

1.      La obediencia a los mandamientos de Dios nos modela para ser mejores servidores de Él y del prójimo.

2.      Dar asistencia a aquellos que están luchando contra la adversidad y que promueven la verdad y misericordia de Dios.

3.      Debemos reconocer nuestros errores y apartarnos de ellos para alcanzar misericordia (“El que encubre sus pecados no prosperará, pero el que los confiesa y los abandona alcanzará misericordia.Proverbios 28:13)

 

Aarón fue un hombre que nació en la esclavitud, pero murió en la libertad. Así, aunque nosotros hemos nacido en la esclavitud del pecado, debemos ser fieles hasta el fin para morir siendo libres.

 

 VOLVER MEDITACIONES BÍBLICAS

 

 

Ċ
Oscar Mata,
13 sept. 2009 19:03
Comments