UNIÓN CON PERSONA NO CRISTIANA

Si desea una copia electrónica, descarge el archivo en formato PDF que se encuentra abajo 
 
Este estudio bíblico fue generado por una pregunta dirigida a mi correo personal

 

A. ORELLANA 24-AGO-2005

 

¿Cómo está Lic. Oscar? Le saluda A. Orellana, espero el Señor le esté colmando de sus ricos frutos día a día.

 

Hno., le escribo pues necesito de su ayuda como consejero:

 

Le voy a resumir mi situación: Me trasladé a la capital para iniciar mis estudios universitarios y empecé a trabajar a medio tiempo en un gran almacén el mismo tiempo, la cosa es que empecé a conocer a una compañera del trabajo, con los días empezamos a salir y empecé a tomarle cariño, ella no es cristiana, ni católica a veces va a misa, además le gusta bailar, yo la verdad soy alguien bastante reservado para esas cosas pero necesito de su consejo para poder tomar una decisión correcta.

 

Esperando no incomodarlo, quedo en espera de su respuesta, paz hermano y va a disculpar el abuso, pero a mí me da pena comentarlo con los hermanos de la iglesia aquí en XXXXX, además se que usted me dará un consejo que no dudo me ayudará mucho.

                              

O. MATA 25-AGO-2005

 

Gracias por la confianza.

 

Para responderle le citaré algunos acontecimientos que ocurrieron con la gente de Dios en tiempos antiguos.

 

Cuando los hijos de Dios (descendientes de Set) vieron que las hijas de los hombres (descendientes de Caín) eran hermosas, las tomaron como mujeres y eso trajo consecuencias nefastas para la humanidad, desembocando al final con el diluvio (Génesis 6:2).

 

Abrahán no quiso que Isaac tomara mujer de los cananeos, sino de su parentela. ¿Tradición o conveniencia espiritual? (Génesis 24:1-4).

 

Isaac mandó a Jacob que no tomara mujer de los cananeos. ¿Tradición o conveniencia espiritual? (Génesis 28:6).

 

¿Por qué el celo de no tomar mujer de cananeas, filisteas o mundanas? Dios responde a esta interrogante en Deuteronomio 7:3-4 (“No emparentarás con ellas: No darás tu hija a su hijo, ni tomarás su hija para tu hijo. Porque desviará a tu hijo de en pos de mí, y servirá a otros dioses, de modo que el furor de Jehovah se encenderá sobre vosotros y pronto os destruirá.”). La razón firme es porque el pueblo de Dios es especial y porque las mujeres mundanas harían desviar el corazón de los hijos de Dios para servir a otros dioses.

 

¿A qué dioses serviría usted si se hace novio o se casa con una mundana? Es probable que quizá usted diga que a ninguno; pero, ¿podemos pasar por alto el mandamiento de Dios?

 

Es probable que talvez ella busque a Dios a través de usted, pero ¿si no lo hace? ¿Está dispuesto usted a arriesgar su espiritualidad por algo que quizá no ocurra?

 

Ninguna mujer, por más hermosa que sea (no olvide que eso vieron los hijos de Dios en Génesis), es suficiente para correr riesgos. Confíe en Dios, pídale a la mujer ideal para usted y si se espera, seguramente recibirá la respuesta.

 

No olvide que usted es santo, ¿por qué mezclar lo santo con lo profano?

 

Después de lo anterior, respóndase usted mismo si conviene o no esa relación.

 

A. ORELLANA 26-AGO-2005

 

Saludes, Lic. Oscar

 

Gracias por su consejo y su guía. Le agradezco se haya tomado el tiempo para responderme.

 

Sabe, Dios me dio ya la respuesta y con la reflexión que acompaña su mensaje estoy convencido de que los intereses de Dios prevalecen sobre toda cosa.

 

Gracias nuevamente, saludes y paz.

 

 
Ċ
Oscar Mata,
11 jun. 2010 10:59
Comments