DE DÓNDE TOMÓ MUJER CAÍN

Si desea una copia electrónica, descarge el archivo en formato PDF que se encuentra abajo
 

     Son muchas las conjeturas con relación a este caso. Algunos piensan que Adán y Eva tuvieron hijos antes del pecado y que posiblemente de éstos tomó mujer. Otros en cambio piensan que Dios creó a otra pareja; como éstas, muchas otras ideas más surgen al respecto.

 

LOS PRIMEROS HIJOS

 

     La primera orden que nuestros padres recibieron fue: “...Sed fecundos y multiplicaos. Llenad la tierra...” (Génesis 1:28). Los primero hijos fueron Caín y Abel según relata Génesis 4.

 

¿HABÍA MÁS SERES?

 

     El diálogo sostenido entre DIOS y Caín puede hacernos pensar que existían mas seres (hombres y mujeres) sobre la tierra: “Así partió Caín de delante de Jehovah, y habitó en la tierra de Nod, al oriente de Edén. Caín conoció a su mujer, y ella concibió y dio a luz a Enoc. Caín edificó una ciudad a la cual llamó según el nombre de su hijo Enoc.” (Génesis 4:16-17).

 

     Sin embargo, si analizamos detenidamente, vemos claramente que no había más personas. Leemos así en Génesis 4:14 “He aquí que me echas hoy de la faz de la tierra, y me esconderé de tu presencia. Seré errante y fugitivo en la tierra, y sucederá que cualquiera que me halle me matará.” La expresión “...cualquiera que me halle me matará...”, no está propiamente para que sucediera inmediatamente sino previendo acontecimientos futuros, cuando el género humano se multiplicara.

 

     Por muchos años, Caín estuvo solo, como dice el mismo verso 14, ERRANTE, es decir como un vagabundo, pero más tarde leemos que cuando le nació su primer hijo, edificó una ciudad, quiere decir que hasta allí dejó de ser errante. (Verso 17).

 

¿HASTA CUANDO CONOCIÓ A SU MUJER?

 

     Génesis 4:17 dice así: “...Caín conoció a su mujer, y ella concibió y dio a luz a Enoc...” Según este verso, tal parece que inmediatamente que salió del seno paternal, conoció a su mujer, pero ya hemos visto que no había más gente, lo que da a entender que no fue inmediatamente, sino que hubo un lapso de varios años para que esto sucediera.

 

     El libro del Génesis por lo regular, siempre relata acontecimientos lejanos como si hubiesen sido inmediatos; la prueba la tenemos leyendo los versos 17 y 18 del mismo capítulo 4: “Caín conoció a su mujer, y ella concibió y dio a luz a Enoc. Caín edificó una ciudad a la cual llamó según el nombre de su hijo Enoc. A Enoc le nació Irad. E Irad engendró a Mejuyael. Mejuyael engendró a Metusael. Y Metusael engendró a Lamec.” En el verso 17 dice que nació Enoc y en el verso 18 dice que a Enoc le nació un hijo, por su puesto que no pudo suceder inmediatamente, tenía que haber llegado la edad para dar simiente; esto significa que entre el verso 17 y 18 hay una diferencia de varios años, no obstante que los versos describan el acontecimiento seguido.

 

     Esto mismo sucede entre el verso 16 y 17 del capítulo 4. En el verso 16 dice que salió Caín de delante de Jehová y en el verso 17 dice que conoció a su mujer, tal parece que fueron acontecimientos unidos, pero la realidad es que pasaron algunos años de por medio, al igual que en los versos 17 y 18.

 

¿DE DÓNDE LA TOMÓ?

 

     Después de la muerte de Abel y de la expulsión de Caín, Adán conoció nuevamente a su mujer y engendró un tercer hijo a quien llamó Set. (Génesis 4:25). Adán engendró a este hijo cuando tenía 130 años de edad (Génesis 5:3). Set sustituyó a Abel: “...Porque Dios me ha sustituido otro hijo en lugar de Abel, a quien mató Caín...” (Génesis 4:25).

 

     Después de nacido Set, Adán engendró mas hijos e hijas, como dice Génesis 5:4: “Los años que vivió Adán después de engendrar a Set fueron 800, y engendró hijos e hijas.

 

     Al multiplicarse los hijos de Adán, estos se diseminaron por la tierra, habiendo tomado Caín de estas hijas. Quiere decir que Caín tomó mujer de su propia parentela.

 

     La unión entre hermanos en el principio del género humano, no tiene nada de extraño, porque siendo la orden de DIOS de multiplicarse y llenar la tierra, era necesario que hubieran matrimonios entre hermanos. Dios mismo permitió esto para que la humanidad se desarrollara.

 

     Mas tarde fueron  prohibidas tales uniones, como leemos en Levítico 18: 6-18. De manera que cuando el pueblo estuvo ya organizado, el Señor calificó tal unión de PECADO.

 
 
 
Ċ
Oscar Mata,
11 dic. 2008 13:42
Comments