GENERACIÓN 14

Si desea una copia electrónica, descarge el archivo en formato PDF que se encuentra abajo 
 
 

    Desde Abrahán hasta Cristo, Mateo registra 41 generaciones: De manera que todas las generaciones desde Abraham hasta David son catorce generaciones, y desde David hasta la deportación a Babilonia son catorce generaciones, y desde la deportación a Babilonia hasta el Cristo son catorce generaciones” (Mateo 1:17).

 

     De acuerdo con Mateo 1:1-16, las generaciones se distribuyen así:

 

1.      Abrahán, Isaac, Jacob, Judá, Fares, Hesrón, Aram, Aminadab, Najsón, Salmón, Boaz, Obed, Isaí, David.

2.      Salomón, Roboam, Abías, Asa, Josafat, Joram, Uzías, Jotam, Acaz, Ezequías, Manasés, Amón, Josías, Jeconías.

3.      Salatiel, Zorobabel, Abiud, Eliaquim, Azor, Sadoc, Aquim, Eliud, Eleazar, Matán, Jacob, José, Jesús.

 

     Sin embargo, desde Abrahán hasta David, hay efectivamente 14 generaciones, de David a la trasmigración a Babilonia hay 14 generaciones, pero de la trasmigración a Cristo sólo hay 13 generaciones. ¿A qué se debe esta generación faltante?

 

     Sin lugar a dudas, Mateo fue guiado por el Espíritu de Dios, porque Cristo es la generación número 13 después de la trasmigración a Babilonia, pero estaba escrito: “con todo eso, Jehovah quiso quebrantarlo, y le hirió. Cuando se haya puesto su vida como sacrificio por la culpa, verá descendencia. Vivirá por días sin fin, y la voluntad de Jehovah será en su mano prosperada” (Isaías 53:10). Mateo no registró la última generación, porque el Mesías vio descendencia hasta que puso su vida como sacrificio.

 

     ¿Quién o quiénes son la última generación de la genealogía de Jesús?: “Pero a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio derecho de ser hechos hijos de Dios, los cuales nacieron no de sangre, ni de la voluntad de la carne, ni de la voluntad de varón, sino de Dios” (Juan 1:12-13). La última generación, la número 14, engendrada no por voluntad de la carne, sino por voluntad divina, somos todos aquellos que lo hemos recibido y por lo tanto, somos contados por hijos de Dios.

 

     ¡Bendito sea nuestro Dios Todopoderoso! Porque Él nos ha escogido para ser sus hijos. Como hijos de Dios, nos ubicamos en ese pueblo descrito en 1ª de Pedro 2:9 “Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido, para que anunciéis las virtudes de aquel que os ha llamado de las tinieblas a su luz admirable.” Es necesario que anunciemos a otros porque la generación 14 todavía no está completa, aún faltan muchos para entrar.

 

     Querido lector, ¿está usted incluido en la generación 14? Si lo está, ¡qué alegría! Si no lo está, no tarde más, la puerta aún está abierta.
 
 
Ċ
Oscar Mata,
16 de sept. de 2009 12:42
Comments